Lección 2: Dios quiso servirse de María en la Encarnación.

¿Dios necesitaba de María? Él quiso asociarla a su plan de salvación y servirse de María para la redención de los hombres. ¡Qué elección magnífica! El Creador predestinó a una simple criatura para que fuese el camino de la revelación más importante de la Historia y uno de los principales misterios de nuestra Fe: la Encarnación del Verbo. Fue así como quiso venir Dios hasta nosotros.

Pongo a su disposición online el texto del tratado: https://bit.ly/TratadoVD

Meditación y Oraciones del día

Veni Creator Spíritus, Ave Maris Stella y Magnificat

Haga clic abajo para leer

Ven Espíritu Creador;
visita las almas de tus siervos.
Llena de la divina gracia
los pechos que Tú creaste.

Tú eres llamado Paráclito,
don de Dios altísimo,
fuente viva, fuego, amor
y unción espiritual.

Tú septiforme en el don;
Tú el dedo de la mano de Dios,
Tú, auténtica promesa del Padre,
que enriqueces la lengua con palabras.

Enciende lumbre en los sentidos,
infunde amor en los corazones
corroborando con vigor constante,
la fragilidad de nuestro cuerpo.

Rechaza lejos al enemigo,
concede prontamente la paz,
yendo así Tú delante como guía
evitemos todo mal.

Haz que por Tí conozcamos al Padre,
y conozcamos también al Hijo,
y por Tí, Espíritu de entreambos,
creamos en todo tiempo.

A Dios Padre sea la gloria,
y al Hijo, que entre los muertos,
resucitó, y al Paráclito
por los siglos de los siglos.

Amén.
Salve, del mar Estrella,
Salve, Madre sagrada
De Dios y siempre Virgen,
Puerta del cielo Santa.

Tomando de Gabriel
El Ave, Virgen alma,
Mudando el nombre de Eva,
Paces divinas trata.

La vista restituye,
Las cadenas desata,
Todos los males quita,
Todos los bienes causa.

Muéstrate Madre, y llegue
Por Ti nuestra esperanza
A quien, por darnos vida,
Nació de tus entrañas.

Entre todas piadosa,
Virgen, en nuestras almas,
Libres de culpa, infunde
Virtud humilde y casta.

Vida nos presta pura,
Camino firme allana;
Que quien a Jesús llega,
Eterno gozo alcanza.

Al Padre, al Hijo, al Santo
Espíritu alabanzas;
Una a los tres le demos,
Y siempre eternas gracias

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador,
porque ha mirado la humildad de su esclava.
Desde ahora me felicitarán
todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras
grandes en mí y su nombre es santo.
Y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación
sobre los que le temen.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes;
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Acogió a Israel su siervo,
acordándose de su misericordia
–como la había prometido a nuestros padres –
en favor de Abraham y su descendencia
para siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo …
Trecho de la Oración abrasada de San Luis María Grignion de Montfort “Ved, Señor, Dios de los ejércitos, los capitanes que forman compañías completas; los potentados que levantan ejércitos numerosos; los navegantes que arman flotas enteras; los mercaderes que se reúnen en gran número en los mercados y en las ferias. ¡Qué de ladrones, de impíos, de borrachos y de libertinos se unen en tropel contra Vos todos los días, y tan fácil y prontamente!

Un silbido, un toque de tambor, una espada embotada que se muestre, una rama seca de laurel que se prometa, un pedazo de tierra roja o blanca que se ofrezca; en tres palabras, un humo de honra, un interés de nada, un miserable placer de bestias que esté a la vista, reúne al momento ladrones, agrupa soldados, junta batallones, congrega mercaderes, llena las casas y los mercados y cubre la tierra y el mar de muchedumbre innumerable de réprobos, que, aun divididos los unos de los otros por la distancia de los lugares o por la diferencia de los humores o de su propio interés, se unen no obstante todos juntos hasta la muerte, para haceros la guerra bajo el estandarte y la dirección del demonio.

Y por vos, Dios soberano, aunque en serviros hay tanta gloria, tanta dulzura y provecho, ¿casi nadie tomará vuestro partido? ¿Casi ningún soldado se alistará bajo vuestras banderas? ¿Ningún San Miguel gritará de en medio de sus hermanos por el celo de vuestra gloria: ¿Quién como Dios? ¡Ah!, permitidme ir gritando por todas partes: ¡Fuego, fuego, fuego! ¡Socorro, socorro, socorro! ¡Fuego en la casa de Dios! ¡Fuego en las almas! ¡Fuego en el santuario! ¡Socorro, que se asesina a nuestros hermanos! ¡Socorro, que se degüella a nuestros hijos! ¡Socorro, que se apuñala a nuestro padre!”
Capítulo I
Necesidad de la Devoción a la Santísima Virgen

14. Confieso con toda la Iglesia que no siendo María más que una pura criatura salida de las manos del Altísimo, comparada a su Majestad infinita, es menor que un átomo, no es nada, porque Él solamente es “el que Es” (Ex. 3, 14), y que en consecuencia, este gran Señor siempre independiente y suficiente en sí mismo, no ha tenido nunca absolutamente, ni aún ahora, necesidad de la Santísima Virgen para el cumplimiento de sus deseos y la manifestación de su gloria, ya que le basta su Voluntad para que todas las cosas sean hechas.

15. Entre tanto, afirmo que, puestas las cosas como ellas son, habiendo querido Dios comenzar y acabar sus grandes obras por medio de la Santísima Virgen desde que la formó, es de creer que no cambiará en nada su conducta por los siglos de los siglos, pues Él es Dios, y no cambia nada en sus sentimientos ni en su conducta.

Artículo I Principios
1er Principio:
Dios quiso valerse de María en la Encarnación

16. Dios Padre no dio a su único Hijo al mundo sino por María. A pesar de los suspiros que hayan exhalado los Patriarcas, de las peticiones que hicieron los Profetas y Santos de la antigua ley durante cuatro mil años para recibir ese tesoro, solamente María mereció y halló gracia delante de Dios por la fuerza de sus oraciones y la excelencia de sus virtudes. Siendo el mundo indigno – según enseña San Agustín – de recibir al Hijo de Dios inmediatamente de las manos del Padre, Él lo dio a María, a fin de que el mundo lo recibiera por Ella. El Hijo de Dios se hizo hombre para nuestra salvación, pero en María y por María. Dios Espíritu Santo formó a Jesucristo en María, pero después de haberle pedido su consentimiento a través de uno de los primeros ministros de su corte.

17. Dios Padre comunicó a María su fecundidad en la medida en que una pura criatura fuere capaz de recibirla, para darle el poder de producir a su Hijo y a todos los miembros de su cuerpo místico.

18. Dios Hijo descendió en su seno virginal, como el nuevo Adán en su paraíso terrestre, para allí tener sus complacencias, y para allí obrar ocultamente las maravillas de su gracia. Dios hecho hombre ha encontrado su libertad en verse aprisionado en su seno; manifestó su fuerza dejándose llevar por esta pequeña doncella; encontró su gloria y la de su Padre ocultando sus esplendores a todas las criaturas de la tierra, no revelándolos más que a María; glorificó su independencia y majestad siendo dependiente de esta amable Virgen en su concepción, en su nacimiento, en su presentación en el templo, en su vida oculta durante treinta años, hasta su muerte, a la que Ella debía asistir, para no hacer con Ella más que un solo sacrificio, y para ser inmolado por su consentimiento al Padre eterno, como otrora Isaac por el consentimiento de Abraham a la voluntad de Dios. Es Ella quien lo amamantó, nutrió, levantó, educó y sacrificó por nosotros. ¡Oh admirable e incomprensible dependencia de un Dios, que el Espíritu Santo no pudo dejar en silencio en el Evangelio, a pesar de habernos ocultado casi todas las cosas admirables que esta Sabiduría encarnada ha hecho en su vida oculta, para mostrarnos el precio y la gloria infinita! Jesucristo ha dado a Dios su Padre más gloria por la sumisión que Él tuvo a su Madre durante treinta años, que la que le hubiese ofrendado convirtiendo todo el mundo, obrando las más grandes maravillas. ¡Oh, qué gran gloria damos a Dios cuando a ejemplo de Jesucristo, nuestro único modelo, nos sometemos a María para mejor agradarle!

19. Si examinamos de cerca el resto de la vida de Jesucristo, constataremos que Él ha querido comenzar sus milagros por María. Santificó a San Juan en el seno de su madre Santa Isabel, por la palabra de María; inmediatamente Ella habló, Juan fue santificado, y fue su primero y gran milagro de gracia. En las bodas de Caná convirtió el agua en vino a su humilde ruego, siendo su primer milagro de naturaleza. Por María comenzó y continuó sus milagros, y hasta el final de los siglos los continuará por medio de María.

20. Siendo Dios Espíritu Santo estéril en la divinidad, es decir no produciendo ninguna otra persona divina, se volvió fecundo por María con quien se desposó. Es, efectivamente, con Ella y en Ella y de Ella, que Él ha producido su obra maestra, que es un Dios hecho hombre; y es también por medio de Ella, que Él produce todos los días hasta el fin del mundo a los predestinados y miembros del cuerpo de esa Cabeza adorable. He aquí el por qué cuanto más Él ve a María, su querida e indisoluble Esposa viviendo en un alma, más operante y poderoso se vuelve, para producir a Jesucristo en esta alma y a esta alma en Jesucristo.

21. No es propiamente que se quiera decir que la Santísima Virgen da al Espíritu Santo la fecundidad, como si Él no la tuviera, ya que siendo Dios, tiene la fecundidad o la capacidad de producir como el Padre y el Hijo, a pesar de no reducirla al acto y en consecuencia no produciendo ninguna otra Persona divina. Con esto quiero decir que el Espíritu Santo, por intermedio de la Santísima Virgen de quien Él quiere servirse, aunque de ello no tendría absolutamente ninguna necesidad, puso en acto su fecundidad, produciendo a Jesucristo y a todos sus miembros en Ella y por Ella: misterio de gracia desconocido incluso a los más sabios y espirituales de entre los cristianos.

Lecciones del Curso

Bibliografía

BIBLIA DE JERUSALÉN. Bilbao: Desclée de Brouwer, 2009.

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. Madrid: Asociación de Editores del Catecismo, 2005.

CLÁ DIAS, João Scognamiglio. Maria Santíssima! O Paraíso de Deus revelado aos homens. São Paulo: Arautos do Evangelho, 2019, vol. I-III.

CONCILIO VATICANO II. Constitución dogmática Lumen Gentium. In: <http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html> Acceso en: 30 julio 2020.

CORRÊA DE OLIVEIRA, Plinio. La libertad y la virtud. Conferencia, 28/4/1973. In: <https://www.tfp.org.br/espiritualidade/liberdade-e-virtude/> Acceso en: 7 agosto 2020.

HAUKE, Manfred. Introducción a la Mariología. Madrid: BAC, 2015.

JUAN PABLO II. Carta Encíclica Veritatis splendor. In: <http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_06081993_veritatis-splendor.html> Acceso en: 30 julio 2020.

RAGAZZINI, Severiano. María, vida del alma. Barcelona: Balmes, 1986.

ROYO MARÍN, Antonio. La Virgen María. Madrid: BAC, 1968.

SAN LUIS MARÍA GRIGNON DE MONTFORT. Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen. Madrid: Apostolado de la Prensa, 1910.

Material para download

Curso

Haga clic en el icono para descargar archivos

pdf Texto de apoyo y oraciones
video Tratado de la Verdadera Devoción