Flores para un altar 🌺🌻

#historias para niños
En un reino distante vivía la princesa Esther, hija de la Reina Isabel. Cierto día, paseando por los jardines del castillo, Esther tuvo la idea de pedir permiso a su madre para coger flores y hacer un bello arreglo para adornar la imagen de Nuestra Señora, pero la reina no respondió a su pregunta. Esa escena se repitió varios días, hasta que las flores se marchitaron y ya no era posible usarlas. Siendo la Reina tan generosa, ¿Por qué había actuado de esa manera? ¡Vamos a ver juntos la respuesta a esta pregunta!