Retiro espiritual

Síntesis del Curso

Todo ser humano tiene una necesidad real de recuperar sus fuerzas haciendo una pausa en sus actividades de vez en cuando. Ésta es la función de dormir por la noche o descansar los fines de semana. Pero no basta con recuperar la fuerza física, sobre todo necesitamos el fortalecimiento espiritual, ya que la excelencia del espíritu es eminentemente superior a la del cuerpo, como afirma San Agustín.

Las pausas que hacemos para la oración, la meditación, la lectura espiritual y para ir a Misa son fundamentales para aquellos que quieren recorrer el camino de Dios y vencer los ataques del enemigo. Sin embargo, es sumamente importante reservar un período al año para retirarnos de las tareas diarias y dedicarnos a los EJERCICIOS ESPIRITUALES.

En ocho reuniones durante dos días usted tendrá la oportunidad de analizar su vida a través del prisma ignaciano del Principio y Fundamento: «El hombre es creado para alabar, reverenciar y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la faz de la tierra son creadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para el que es creado. De donde se sigue que el hombre tanto ha de usar de ellas cuanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse de ellas cuanto para ello le impiden. 

Por lo cual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos creados» (EE 23) [1].

[1] Cf.: http://www.gloyola.org/informacion/oraciones/principio-y-fundamento

Padre Ricardo del Campo Padre Ricardo del Campo

El Padre Ricardo del Campo es Doctor en Teología Dogmática por la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín-Colombia. Hizo sus estudios filosóficos y teológicos en el Instituto Filosófico Aristotélico Tomista y en el Instituto Teológico Santo Tomás de Aquino de los Heraldos del Evangelio. Su licenciatura canónica la realizó en la misma Universidad Pontificia Bolivariana. Es conocido internacionalmente por su presencia en las redes sociales, sobre todo por su capacidad de formar en la fe y explicar la doctrina católica de forma muy accesible para todo género de personas, tanto adultas como jóvenes, y de toda procedencia.

Clases del Curso