Los Sacramentos (Bautismo)

Síntesis del Curso

En una ocasión dijo Jesús citando un salmo: “¿Acaso no sabéis que sois dioses?” (Jn 10, 34. Sl 82, 6). Esta afirmación tan seria nos puede causar una gran sorpresa: “¿Cómo es posible? ¿Acaso yo soy dios?”. ¡Sí! Dios quiere que nosotros seamos dioses con “d” minúscula a imagen suya, y que participemos de la vida divina por medio de la gracia; para este fin ha instituido los Sacramentos, para que sean vehículo de su gracia en nuestras almas.

Dios quiere que tengamos una experiencia sensible de su presencia entre nosotros en los momentos más importantes de nuestra vida. En efecto, ya desde que nacemos nos puede conceder la gracia de pertenecer a su familia, haciéndonos verdaderamente hijos suyos por medio del sacramento del Bautismo; algunos años después nos otorga la inestimable gracia de divinizarnos, dándose a nosotros en forma de alimento en la Sagrada Eucaristía; y para mostrarnos su inigualable misericordia, quiso Dios perdonarnos todas nuestras culpas por los labios de su ministro en el sacramento de la Penitencia; asimismo, cuando llegamos a la edad en la que más dura se vuelve la batalla contra nuestras propias pasiones, Dios nos da las armas adecuadas para que nos venzamos a nosotros mismos y hagamos parte de su ejército como “soldados de Cristo” con la Confirmación; luego, Dios mismo quiso quedarse entre nosotros para acompañarnos, no apenas en el Santísimo Sacramento, sino también a través de ciertas personas elegidas entre su propio pueblo, que actuarían como ministros suyos, ocupándose exclusivamente de las cosas sagradas y sirviendo de puente entre Dios y su pueblo: aquí tenemos el Orden Sacerdotal; también Dios deseó santificar la unión conyugal del hombre con su mujer, volviendo sagrado este vínculo con el sacramento del Matrimonio, cuyo fin es engendrar y educar a la prole en las vías de Dios, y la santificación mutua de los cónyuges; y, finalmente, en el ocaso de nuestra vida, quiso hacerse presente con el sacramento de la Unción de los Enfermos, que purifica nuestra alma antes de que nos presentemos ante el supremo tribunal de Dios.

¡Tesoros maravillosos nos esperan con el estudio de los Sacramentos! Dispongamos nuestras almas para iniciar esta tarea, que nos hará valorar cada día más los inestimables dones que Dios nos dio con sus Sacramentos.

Padre Juan Francisco Ovalle, EP Padre Juan Francisco Ovalle, EP

El P. Juan Francisco Ovalle, EP, es conocido por la claridad en sus sermones y conferencias, factor clave para el provecho de todos sus oyentes. Es licenciado en Filosofía y Ciencias Religiosas por la Universidad Santo Tomás de Aquino, de Bogotá, y Magíster en Filosofía por la Universidad Pontificia Bolivariana, de Medellín, donde está culminando actualmente su tesis doctoral en Filosofía.

Lecciones del curso

Bibliografía

ARNAU-GARCÍA, Ramón. Tratado general de los Sacramentos. Madrid: BAC, 1994.

BOULENGER, Auguste. Manual de apologética: introducción a la doctrina católica. San Francisco, 1938.

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. Ciudad del Vaticano: Típica Vaticana, 2002.

CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO. Edición bilingüe. 6ª ed. Pamplona: EUNSA, 2001.

DANIÉLOU, Jean. Sacramentos y culto según los santos padres. Madrid: Cristiandad, 1962.

DENZINGER, Heinrich; HÜNERMANN, Peter. Enchiridion Symbolorum, definitionum et declarationumFriburgi: Herder, 1937.

MALDONADO, Luis. Iniciaciones a la teología de los Sacramentos. Madrid: Marova, 1977.

MARTIMORT, Aimé Georges. La Iglesia en oración: introducción a la liturgia. Barcelona: Herder, 1992.

PAREDES, García; REY, José Cristo. Iniciación cristiana y eucaristía: teología particular de los Sacramentos. Madrid: Paulinas, 1992.

PHILIPON, Marie Michel; AGÜERO, Benjamín; BONAÑO, Manuel Garrido. Los Sacramentos en la vida cristiana. Madrid: Palabra, 1979.

RAHNER, Karl; ROS, Alejandro. La Iglesia y los Sacramentos. Barcelona: Herder, 1967.

ROYO MARÍN, Antonio. Teología de la perfección cristiana. Madrid: BAC, 1958.

_______. Teología moral para seglares. Madrid: BAC, 1965, vol. 2.

TOMÁS, DE AQUINO. Suma teológica. Madrid: BAC, 2001.